Hemos pasado un día extraordinario, hemos hecho la oración de la mañana ante la imagen de San Vicente, la eucaristía, el chocolate, los enanitos y multitud de juegos.